SÓLO PIEDRA

Lentamente para él, me fui convirtiendo en una piedra: primero, me acusó de fría (porque no se animaba a decirme frígida). Luego de no mucho tiempo de estar juntos me decía: - Qué dura de entender que sos.
No conforme con denigrarme y subestimar mi inteligencia, pasó a criticar mi opacidad: - Jamás te destacaste en nada.
Ni hablar de mis sentimientos y mucho menos de mi vida interior...
Hasta que conoció a otra. Fue entonces cuando me convertí en una verdadera piedra, pero en el zapato. Lo molestaba. Lo interrumpía. No encontraba como destruirme.
Pero por fin tomé coraje; me desendurecí, me quité el polvo y lo eché, o lo dejé partir.
Comencé a estudiar, a arreglarme, a embellecerme y hasta me animé a amar.
Este jamás me menospreca, me cuida, me protege. Y es tanto el brillo que me saca con sus caricias, que aquí estoy, irreconocible, diamante, brillante.
Finalmente los dos tienen algo en común, ambos me tratan como piedra.                     

3 comentarios:

cachivache dijo...

El cuento "Solo Piedra" tiene un error conceptual en la palabra -menosprecio-en lo referente a la sucecion de el relato, salvo eso me parecio directo, es decir a tu manera.

carin dijo...

ya lo había leído en el foro,pero me volví a empapar de él una vez más...y otra más me sentí en la piel de esa piedra.

Luunna dijo...

Valeria hay varias coincidencias, que no son tal, tengo un blog que se llama Lunna, y entre a tu pagina web y me gusto mucho estas palabras, creo que habiendote conocido puedo palpar mucho mas el significado de las mismas y cada palabra tiene el significado que le quisistes dar.
Un abrazo de osa