Poesía erótico-pornográfica de los Siglos de Oro



Señora la del arco y las saetas,
que anda siempre cazando en despoblado,
dígame, por su vida, ¿no ha tipado
q uien le meta las manos a las tetas?

Andando entre las selvas más secretas
corriendo tras algún corzo o venado
¿no ha habido algún pastor desvergonzado
que le enseñe el son de las gambetas*?

Hará unos milagrones y asquecillos
diciendo que a una diosa consagrada
nadie se atreverá, siendo tan casta.

Allá para sus ninfas eso basta,
mas acá para el vulgo ¡por Dios, nada!
que quienquiera se pasa dos gritillos.



* "Es un género de dança algo descompuesta,
que juegan mucho de perneta" (Covarrubias)


Diego Hurtado de Mendoza
Hacia 1570.
Ilustración: Ana Álvarez Vázquez


de la web: libro de notas
.